Tu no me abandones, que yo ya haré el resto.

Y ahí estaba yo, entre tus brazos.
Rogándole al destino que ese momento no acabase.



No hay comentarios:

Publicar un comentario